martes, 15 de octubre de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-06-20 09:28

Perverso el peritaje al estadio

Escrito por: Alfonso Vélez Jaramillo | junio 20 de 2019

La terquedad o la astucia del alcalde Rodrigo Lara Sánchez, le están causando dificultades jurídicas, así aseguren sus amigos que es una persona honrada. Lo que voy a contar creo que no lo va a dejar disfrutar tranquilo el San pedro.
 
Sobre todo por la forma como ha manipulado el tema de la colapsada tribuna del estadio Guillermo Plazas Alcid, buscando culpables y la obra paralizada.
 
Se cayó la tribuna que contrató su gobierno mediante Adicional No. 003 dos meses después de iniciada su administración con la firma de su Jefe de Contratación Mauricio Iglesias, y ahora se vienen conociendo nuevos hechos que dejan mucho que pensar.
 
Impresiona lo siguiente y produce estremecimiento. El inquirido peritaje técnico de patología estructural adjudicado “a dedo”, o de manera directa a la firma Ingeniería Sísmica y Estructural S.A.S., el día 9 de marzo de 2017, para determinar las causas del derrumbe de esa gradería  le costó al municipio de Neiva la no despreciable suma de 246 millones de pesos.
 
Seis meses atrás este mismo peritaje solo tenía un precio de 54 millones 200 mil pesos, o sea  cinco veces menos.
 
No solo no se realizó un concurso público de méritos como lo ordena la Ley 80 para escoger la mejor oferta, sino que este mismo estudio le fue ofrecido a la propia Fiscalía General de la Nación para establecer los mismos hechos del estadio, mediante propuesta del día 12 de marzo de 2016 por un valor de 54 millones 200 mil pesos, desconociéndose el motivo por el cual no lo contrató.
 
A Simple vista se nota la astronómica diferencia y esta situación se suma al proceso que adelanta la Procuraduría General de la Nación al alcalde Lara Sánchez  y a cuatro de sus inmediatos colaboradores, porque hay nuevos insumos para los investigadores de la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría.
 
Tengo en mis manos copias del contrato 0490 firmado el día 9 de marzo de 2017 con Ingeniería Sísmica y Estructural S.A.S., cuyas obligaciones estipulan levantamiento topográfico, estudio de patología estructural, análisis de las causas del colapso de la tribuna, levantamiento de hipótesis de fallas, ingeniería Forénsica, inclusive, revisión  de aspectos de Seguridad y salud en el trabajo, entre otros.
 
Además de haberle costado al municipio los 246 millones, tiene encartado al alcalde por haber suscrito el contrato con Ingeniería Sísmica y Estructural sin concurso público de méritos puesto que habría vulnerado los principios de transparencia, economía, responsabilidad y selección objetiva.
 
Ahora apareció una copia de una propuesta dirigida el 12 de septiembre a Farith Plata Ramírez, Fiscal Quinto de Neiva, firmado por la señora María Teresa Flores Acosta, representante Legal de Ingeniería Sísmica y Estructural SAS, ofreciendo idénticos estudios y aunque tiene los mismos ítems contratados por el municipio en el 0490, el costo es de solo 54 millones 200 mil pesos más IVA.

Por ese motivo dije en la columna “El escabroso peritazgo de Lara” que no me sorprendía y se esperan más, porque no solo hay injerencia para beneficiarse de las investigaciones a las paralizadas obras del estadio Guillermo Plazas Alcid, sino que hay posibles sobre costos.

Como si fuera poco, la misma empresa envió a Neiva una delegación con un falso topógrafo Carlos Peña, identificado con C.C. No. 14.236.022 quien fue recibido por los funcionarios María del Pilar Trujillo, Jefe de Infraestructura de la alcaldía, el ingeniero Armando Albarracín Palomino, profesional especializado supervisor del contrato 0490, Rosmi Sonia Durán Rey y Pamela Almario, apoderada del Consorcio estadio 2014 y su asistente administrativa, cuyo objeto era entregar de manera oficial a la mencionada comisión de Sísmica y Estructural SAS el estadio para que adelantara los estudios conforme al contrato.

Sorpresa mayor una vez el Consejo Profesional de Topografía CPNT aseguró que la licencia de topógrafo a nombre Carlos Humberto Peña Suarez, C.C 14.236.022 era falsa, y  Luz Mary Losada Calderón, de la Universidad Distrital, indicó que el mismo falso topógrafo tampoco registra estudios de ingeniería topográfica en esa institución.

Esta nueva situación debe ser aclarada por la fiscalía, porque vienen negros nubarrones por presuntos delitos cometidos contra la administración pública. Lo que parecía un simple peritaje técnico ahora resulta que parece ser una caja de pandora de donde salen muchas cosas malas.

Comentarios