jueves, 13 de diciembre de 2018
Política/ Creado el: 2016-04-18 04:59

Aprobación de matrimonio igualitario “es un mensaje a la tolerancia”

En diálogo exclusivo para DIARIO DEL HUILA, Mario Alberto Cajas Sarria, se refirió a la polémica decisión de la Corte Constitucional.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 18 de 2016

Mario Alberto Cajas Sarria, ganó fama en el país con su libro ‘La Historia de la Corte Suprema de Justicia’, dos elaborados tomos que dan cuenta no solamente de anécdotas e infidencias de este alto tribunal sino que logró documentar lo que a la fecha no estaba organizado. 

Cajas Sarria también es un amplio conocedor de las decisiones de la Corte Constitucional. En este sentido, DIARIO DEL HUILA aprovechó su paso por la Universidad Surcolombiana en la Maestría de Derecho Público, para hablar de la sentencia sobre el matrimonio igualitario que recientemente aprobó la Corte Constitucional.

Como un mensaje a la tolerancia calificó esta decisión, que sin lugar a dudas hace un par de meses era impensable para muchos colombianos.

Cajas Sarria, es abogado de la Universidad del Cauca, especialista en Derecho Público, magister en Derecho de la Universidad Nacional y Doctor en Derecho de la Universidad de los Andes.

En lo que tiene que ver con la sentencia de matrimonio igualitario, ¿realmente era previsible que esto sucediera?

Digamos que previsible en los últimos tres, cuatro meses. En lo constitucional tiene que ver con una trayectoria que la Corte Constitucional, inició hace mucho tiempo en 2005, 2006, 2007 con las primeras sentencias relacionadas con reconocimiento y protección de los derechos de las personas homosexuales.

Lo que ocurre es que en el año 2011 se produjo una sentencia que es la que realmente abre el espacio. En ese año se demandan varias normas, entre ellas el Código Civil que define el matrimonio civil entre personas heterosexuales, entonces en un fallo un poco apretado la Corte Constitucional declaró que era constitucional la definición de familia y hogar en términos heterosexuales pero que no se podía excluir a las parejas homosexuales y que el gobierno tenía dos años para legislar sobre los vínculos solemnes entre personas del mismo sexo.

¿Qué definición da de familia la sentencia?

Esta sentencia dice que la noción de familia y matrimonio no puede estar únicamente ligada a heterosexuales, que hay reconocimiento al derecho a la igualdad.

Esa fue toda la discusión 2011, 2013 hasta que empezaron a producirse matrimonios ante notarios y juzgados, algunos de esos casos llegaron mediante tutela ante la Corte Constitucional por más de seis meses estuvieron las tutelas esperando una decisión de la corte. En ese transcurso se produjeron cambios en el alto tribunal: llegaron dos magistrados nuevos, eso modificó las cargas en la Corte. Entonces lo que pasó es que el año pasado la corte retomó la trayectoria de 2011 y se hizo una pregunta ¿Qué ha ocurrido luego del 2011?

El Congreso de la República se le olvidó legislar, no tomó una decisión sobre estas uniones y había algunos casos de personas que habían acudido y había una incertidumbre sobre sus vínculos, otras que definitivamente se han abstenido de obtener el reconocimiento jurídico y la corte ordenó en esas tutelas que debía reconocerse los efectos civiles de esos matrimonios en las mismas condiciones de los matrimonios heterosexuales.

¿Qué se puede analizar de la ponencia inicial?

Según lo que se advierte, la ponencia del magistrado Pretelt fue rechazada, esta decía que no se podían conceder esas tutelas reconociendo esos matrimonios, y por tanto ante la derrota del magistrado ahora el magistrado Alberto Rojas va a elaborar la ponencia que ya cuenta con seis votos a favor.

Es decir, lo que hizo la corte fue aprobar una decisión en el sentido de que si hay un derecho a tener un matrimonio por parte de las parejas del mismo sexo, lo que se llama el matrimonio igualitario, y lo que falta por ver es que tipo de ponencia se formula ante la corte para discutir la argumentación que sustenta esa decisión.

¿Cuáles fueron los 6 magistrados que terminaron dando el sí a esta decisión?

Ortiz, Talle, Vargas Gil, Linares, Rojas y Palacios.

¿Esta decisión termina siendo un mensaje de tolerancia a la sociedad?

Yo creo que sí, más allá de que haya un reconocimiento jurídico de una serie de derechos que ya se venían reconociendo por la jurisprudencia en algunos casos, en otros por vía legal, es un mensaje a la sociedad de tolerancia, también de reconocimiento a la igualdad, es decir una exhortación a que la sociedad reconozca en un mayor grado esa igualdad, que la viva en el día a día, que en lo cotidiano haya respeto por la diferencia en condiciones de igualdad.

Usted que es estudioso de las altas cortes, ¿Cree que fue un golpe de suerte que llegaran nuevos magistrados?, se ha notado es que las posiciones ideológicas en algunos magistrados hicieron que esta decisión no se hubiera tomado antes…

Yo creo que sí tiene que ver con la ideología, o cosmovisión que tienen los distintos magistrados que integran la Corte, es indudable que eso afecta la decisión. Pero creo también que ya el alto tribunal ha recorrido un camino en materia de reconocimiento de las parejas del mismo sexo, es decir, que la trayectoria muestra que el camino ha sido hacía la amplitud y no hacía la restricción de los derechos.

Creo que también la movilización, los cambios que ha habido a nivel mundial, la tendencia global, hay un ola de reconocimiento de los matrimonios igualitarios, aunque también hay una ola de negación.

Lo otro es que sí definitivamente los cambios en la corte tuvieron mucho que ver en esa decisión, si uno revisa, estaban inicialmente los votos demuestra que el cambio del magistrado Gonzales y Linares, y la llegada del magistrado Rojas sí pudieron afectar la manera como la corte tomó esta decisión.

¿Esta demora obedece también a que Colombia es un país Conservador en ciertas posturas jurisprudenciales?

Sí, pero buen termómetro es el Congreso, que presenta 20, 30 proyectos de ley para regular la materia y no lo hace, obviamente se nota que no están las mayorías empujando, que no es un tema que sea muy popular asumir el costo político y empujar a una minoría y generar un cambio legal. No es el tipo de trabajo que hace un legislador que está buscando votos.

Otro tema es que las encuestas muestran que un sector importante de la sociedad no está de acuerdo con el matrimonio igualitario, eso no quiere decir que el congreso no haya actuado, que sectores mayoritarios no estén de acuerdo se deba mantener un desconocimiento de los derechos.

La pregunta es: ¿si la mayoría no están de acuerdo, debe la minoría someterse al desconocimiento de sus derechos?, a eso la corte respondió no.

¿Realmente falta reparar algunos derechos de minorías que han estado por cuestiones legales excluidos?

Yo creo que ha sido un camino largo, por ejemplo, la lucha de los derechos de los afrodescendientes, los indígenas, la mujer, los adultos mayores. Creo que hemos avanzado mucho en materia de niños, adolescentes, padres, pero creo que nos falta trabajar mucho con adultos mayores, personas en condiciones de discapacidad. Si una revisa la corte han sido protegidas por vía judicial pero a las que muy pocos han llegado las demás ramas del poder público y por los que muy pocos los sectores sociales trabajan.

El drama de ser minoría es ese, el desconocimiento de sus problemas y la falta de acción tanto del Estado como de la sociedad. Entonces ante esos vacíos, esa falta de regulación y acción entonces la última opción que quedan son las cortes, aunque no siempre las decisiones de las cortes producen resultados eficaces, eso siempre va acompañado de movilizaciones, sobre todo de sectores académicos.