domingo, 20 de mayo de 2018
Primer Plano/ Creado el: 2018-01-24 07:10 - Última actualización: 2018-01-24 07:12

Que su hijo no sea víctima de un psicópata sexual

Este nuevo caso de abuso a menores alerta a los padres de familia para que estén pendientes de sus hijos y eviten que caigan en manos de personas inescrupulosas.  

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 24 de 2018

La sociedad colombiana está conmovida por el nuevo caso en el que un sujeto abusó y maltrató a alrededor de 500 niños, sin embargo este sentimiento desaparece con el paso de tiempo como sucedió con Garavito, ya que toman fuerzas otros temas en debate, dejando a un lado el problema de abuso contra menores.

Según Olga Albornoz, psiquiatra infantil, experta en adolescencia, familia y psiquiatría comunitaria,  este tipo de conductas psicópatas se consideran como enfermedades incurables: «Estas personas por alguna situación tienen su aparato psíquico muy maduro en la parte sexual genital. Ellos ven un  niño que se les acerca y no son capaces de reprimir su impulso  por el niño; este comportamiento tiene dos tipos de trastornos mentales: la pederastia y psicopatía, los cuales no tienen tratamiento».

Por otra parte, el equipo especial del Centro Cibernético en coordinación de la Fiscalía identificó el perfil enfermizo de Sánchez, en cual utilizaba varios nombres en su correo, como “el Lobo Feroz”, “Temerable Lobo Feroz”,  entre otros.  

Violador serial

El barranquillero técnico en sistemas, violó a más de 500 menores de edad. Una de sus últimas víctimas tenía tan solo 14 meses y los demás estaban entre los 8 y los 14 años. Por la manera en que cometió los crímenes, los expertos lo consideran uno de los mayores pederastas y psicópatas del mundo.

La justicia volvió a fallar

Entre el 2005 y 2008 se habían reportado más de 50 violaciones a menores de edad en la capital del Atlántico y municipios aledaños, seis de esas víctimas declararon e identificaron a Sánchez como su agresor,  pero en ese tiempo fue dejado en libertad.

Es inquietante enterarse cómo el ‘Lobo Feroz’ ya había sido capturado en Colombia, el director de la Dijín, general Jorge Luis Vargas, manifestó a Caracol Radio que «la libertad que obtuvo en 2008  Juan Carlos Sánchez Latorre, será sometida a un proceso de verificación para determinar qué pasó en ese momento, cuando fue dejado en libertad por una jueza que argumentó «falta de pruebas».

El psicópata desapareció, pero  las autoridades volvieron a seguirle la pista en julio del 2011.

Captura

Las autoridades colombianas volvieron a tener rastro del ‘Lobo’, cuando recibieron información de miembros de la Interpol mexicana. Por medio de una redada efectuada en México contra pederastas, encontraron en un café  internet a Héctor Faria, alias de ‘Anthony’, quien tenía en su poder material explicito con menores,  cientos de correos, chats, vídeos y fotografías originadas de Colombia, donde se evidenció que los dos homicidas venían hablando desde el 2007 y 2008, desde una cuenta de correo identificada como [email protected].

En el material se identificó el número de menores, desde el número 1 hasta el 276, cada uno con la foto de un niño desnudo. Asimismo contenían vídeos, en donde en forma brutal el Lobo abusaba sexualmente de cada uno de estos menores. En los aterradores videos se  oyen los gritos, los lamentos y las súplicas de las pequeñas e indefensas víctimas. Sin embargo esta parte del material solo cubrió el periodo entre finales de 2008 y 2011. Por cada vídeo de menores abusados enviados a México le pagaban entre 100 y 400 dólares.

Adicionalmente, el general Jorge Luis Vargas director de Dijín declaró: «Tuvimos más denuncias de hechos cometidos y continúo la investigación, se nombró un equipo especial del Centro Cibernético Judicial y de Interpol que en los últimos cinco años estuvimos siguiéndole el rastro en Colombia y nos llevó a Venezuela».

Técnica homicida 

Sánchez frecuentaba los centros comerciales o barrios, en la zona de video juegos, para conseguir a sus víctimas. Allí  tomaba fotos con su celular de varios niños, las enviaba a Anthony en México, cuando se elegía; el Lobo salía a buscarlos.

El método empelado era entablar confianza con el niño señalado con el tema de videojuegos, persuadía a víctimas hasta llevarlos hasta su casa con la excusa de  jugar con video juegos, posteriormente les ofrecía 2.000 y 5.000 para que se dejaran por dejarse fotografiar desnudos, si se negaba la amenazaba y usando la fuerza los sometía y abusaba sexualmente, contó a Semana uno de los investigadores del caso.

Comentarios