jueves, 21 de junio de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-06-13 08:56 - Última actualización: 2018-06-13 08:56

Radiografía de una mentalidad pobre

Escrito por: Froilán Casas
 | junio 13 de 2018

Por monseñor Froilán Casas

En más de una ocasión hemos afirmado en sendos artículos que la pobreza que padece Colombia, no la han traído los marcianos. Sencillamente, los colombianos somos pobres, porque queremos ser pobres. Es una verdad de Perogrullo afirmar que nuestro país ha sido dotado por el Creador de la riqueza más increíble del planeta y, sin embargo, seguimos siendo pobres. Países tan pobres en recursos naturales como Israel, es una de las economías más estables del mundo, no se diga del Japón, Corea del Sur, Singapur, los países Nórdicos, que siendo relativamente ricos, son países prósperos, no se ven cinturones de miseria: trabajo, salud, educación y vivienda, están asegurados. El Estado no es un Estado benefactor, es un Estado impulsador de la productividad; allí no existe el subsidio a la mendicidad, allí existe el subsidio a la productividad, ¡he ahí la diferencia! En nuestra patria, todos los gobiernos dicen combatir la pobreza. ¿Cuáles son los resultados? Que sigan los pobres para tener votos cautivos. Mientras haya pobreza la gente vota con el estómago, no con la razón; con hambre se hipoteca hasta la conciencia. Los demagogos conocen el secreto del triunfo en las elecciones, alimentar a cuentagotas a los pobres. Ofrezcámosle todo gratis y ahí tenemos una cantera de votos, -olvidamos que los gastos que hace el Estado lo pagamos los contribuyentes-. Nuestra mentalidad es pobre cuando tenemos pensamientos rastreros, cuando no volamos hacia las alturas, cuando nos infravaloramos, cuando nos sentimos incapaces de cambiar y rectificar; cuando nos quedamos llorando en las derrotas y no aprendemos de las mismas; cuando nos lamentamos de los problemas y no le damos solución a nada. Una mentalidad pobre es la que busca excusas para todo: los culpables son los otros. Una persona tiene mentalidad de pobre, cuando todo lo ve difícil y se siente derrotado. Hay personas que son plañideras, de todo se quejan. ¡Qué aburridor estar con esta gente! Lo frenan a uno. Es la persona que en todo ve problemas; es la persona que levanta bandera blanca antes de empezar la batalla. La persona proactiva es la que al problema le busca la solución. Quienes viven echándoles la culpa a los demás, son unos ineptos y pusilánimes. Una persona de mentalidad pobre, es la que vive culpando a los demás de sus fracasos; es la que vive criticando la oscuridad y no enciende una vela. Japón no se quedó contemplando la terrible derrota de la segunda guerra mundial, asumió con reciedumbre de espíritu el fracaso y ¿a dónde ha llevado su economía? Aquí da tristeza ver la gente en los parques sin hacer nada y criticándolo todo, arreglándole la vida a los demás y no arreglan la suya, envidiando a los demás sin mover un dedo para trabajar. Hay gente sinvergüenza y vaga que llega a la vejez sin pena ni gloria y buscando la ayuda de quienes trabajan, mientras despilfarraron la juventud y llevaron una vida licenciosa, ahora se quejan de sus consecuencias. Mire usted: lo que uno siembra, eso cosecha. Si siembra vientos, cosecha tempestades. ¿Qué está sembrando usted hoy? Siembre el bien y verá los resultados.

Comentarios