jueves, 15 de noviembre de 2018
Regional/ Creado el: 2014-10-21 06:03

Homenaje al maestro José Ignacio Olave

A la edad de 93 años murió el maestro José Ignacio Olave, impulsor de la música tradicional en el Huila, quien hace quince días había sido hospitalizado tras sufrir afecciones de tipo cardiorrespiratorio.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 21 de 2014

Las notas de su violín y su voz quedarán en lo más  profundo del corazón y del alma de quienes escucharon su música o compartieron momentos de parranda o de amistad con él, que más que un hombre era un artista consagrado a los versos, que con una sonrisa construía paisajes, obras musicales que quedarán para la historia como su fiel testimonio.

Ayer hacia la 1:15 de la tarde falleció  el maestro José Ignacio Olave después de permanecer internado en la sección de pensión  por espacio de 16 días en el Hospital Departamental San Antonio de la ciudad de Pitalito.

La médica Diana Conde, coordinadora de Hospitalización, confirmó que el maestro, “había ingresado en las condiciones generales, tenía múltiples afecciones en todos sus sistemas, afecciones renales que no le permitieron evolucionar favorablemente a los procedimientos médicos. Siempre estuvo rodeado de su familia y pasó sus últimos días en el servicio de pensión”.

Hacia las 4:00 de la tarde la noticia fue confirmada en las redes sociales, en la página oficial del Grupo Libertad del cual Fáiver, uno de sus hijos más queridos, es el director, “con  infinita tristeza, debemos informar sobre el fallecimiento del maestro José Ignacio Olave, padre de nuestro director y fundador Fáiver Olave Díaz. Los integrantes del Grupo Libertad y nuestras familias, nos unimos al dolor de la familia Olave, Colombia perdió a uno de sus más grandes cultores, compositores y músicos”, señaló la comunicación.

Artista íntegro

El maestro José Ignacio Olave nació en Paicol el 19 de noviembre de 1920. Desde muy niño mostró destreza en la interpretación de instrumentos y la composición. A los 13 años ganó una beca para estudiar en el Conservatorio Nacional Música en donde permaneció hasta 1940, obteniendo las más altas calificaciones en teoría y solfeo, armonía, contrapunto, fuga, instrumentos de viento y metal, instrumentos de cuerda frotada, dirección de bandas, orquestas, coros y composición.

Después de haber actuado en Bogotá en donde tocó para diversos personajes de la vida nacional (Alfonso López, Laureano Gómez, Darío Echandía, Jorge Eliécer Gaitán y otros), al lado del folclorista Emilio Murillo, regresó al Huila y dio a conocer sus más delicadas composiciones, todas inspiradas en temas autóctonos.

Organizó y dirigió varias bandas municipales hasta cuando asumió la cátedra de música en la Normal Superior de Pitalito. Allí nacieron más de 300 obras, algunas del género clásico. Su obra está representada por pasillos, bambucos, danzas, torbellinos, guabinas, joropos, sanjuaneros, valses, paseos, porros, marchas y boleros.

También en Pitalito el maestro Olave cristalizó la organización del grupo folclórico ‘Alma Huilense’ para divulgación de los aires terrígenos con el cual se dio a conocer en todo el país.

Su legado

El amor y su entrega a la promoción de la música tradicional, fue heredada por sus hijos, quienes en su mayoría son músicos, pero un mayor grado de intensidad en su hijo Fáiver, quien celebró casualmente el sábado último, 30 años de impulsar la música andina latinoamericana, con semilleros de grupos que adoptaron este género musical como propio y hoy son sus exponentes.

El cuerpo sin vida del maestro Olave es velado en la sala principal de la Funeraria Los Olivos Encofun, hasta donde no cesa la romería de amigos y familiares que llegan a rendirle tributo  al maestro.