lunes, 22 de octubre de 2018
Neiva/ Creado el: 2018-01-22 07:50 - Última actualización: 2018-01-22 07:51

Santa Rosalía, la riqueza faunística de Neiva

Tras 25 años de conservación, esta región se constituye en el corazón del río Las Ceibas, pero además, en el motor de la subsistencia de la cuenca.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 22 de 2018

Hace cerca de dos meses, Neiva y el país, se emocionaban por el registro audiovisual del oso andino, en la cuenca del río Las Ceibas. Era la primera vez, que a través de una cámara trampa, quedaba en evidencia esta especie considerada, especialista en ecosistemas conservados. No obstante, su presencia en la zona era una de esas historias de la narración oral en habitantes de la vereda Santa Rosalía y La Plata, que se contó de generación en generación en los últimos 20 años.  

Junto al oso, otras especies han empezado a ser vistas en el ecosistema de Santa Rosalía, una región ubicada entre los 1.700 y 3.000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la vereda La Plata, en la vía que conduce de Neiva a Balsillas - Caquetá, y que hace parte del Parque Natural Regional Siberia - Ceibas. El venado de montaña ha sido otra especie registrada y vista en la zona, así como el mono aullador, el pato de torrente, y el pájaro gallito de las rocas, considerada el ave nacional de Perú.

El ecosistema de Santa Rosalía está ubicada entre los 1700 y 3000 msnm



El Oso Andino, una de las especies vista en la cuenca

 

En las corrientes de los afluentes de los ríos de la cuenca, ha sido visto el pato de torrente



El mono aullador sobresale en la zona



El gallito de roca, ave nacional del Perú, también se evidencia en la zona

Hace 30 años, esta era una región productiva y habitada. En medio del camino de herradura, se pueden evidenciar las ruinas de casas y escuelas que había en la región, mientras que la vegetación conserva aún cultivos de naranja, lulo, café, entre otros alimentos que se cosechaban en la zona. No obstante hoy hacen parte de la historia. 

Hace 25 años, el Gobierno de turno decidió comprar todos los terrenos de la zona, con el propósito de conservar el nacimiento del río Las Ceibas, por ser la única fuente de abastecimiento de agua de la ciudad. Allí comenzó un proceso de conservación y protección de la cuenca, que se afianzó y fortaleció con el Plan de Ordenación de la Cuenca Hidrográfica del río Las Ceibas, hoy conocido como POMCA desde 2008, y que hoy es ejecutado por la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena - CAM, a través del proyecto Ceibas, y que le permite a Neiva ser municipio líder en la compra de predios para la conservación, líder en reforestación, pero además, contar con un área de protección ambiental superior a las 15.000 hectáreas.

Ahora la tarea, además de proteger y conservar la cuenca, es también cuidar las especies de fauna que habitan en la zona. El oso andino, el venado de montaña, el mono aullador, aves como la guacharaca, el gallito de roca y el pato de torrente, son tan solo la tapa de un cofre de tesoro y riqueza faunística que tenemos a sólo dos horas del casco urbano de nuestra capital del departamento.

Comentarios