jueves, 29 de octubre de 2020
Regional/ Creado el: 2020-09-26 12:31

Shows trans, donde Alejandra ‘brilla’ con luz propia

Entre vestidos y tacones se pasea Andrés Gonzales, un joven de 22 años que encontró en los shows trans, el escenario perfecto para mostrar su más bella obra de arte, Alejandra Muñoz Arenas.

Alejandra Muñoz vive noches de fantasía, mientras que Andrés González hace lo que este a su alcance por satisfacerla.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 26 de 2020

Por: Juan Manuel Macias Medina

Andrés González tiene 22 años y es el mayor de dos hermanos,  nació en una familia tradicional de la ciudad de Neiva, vive en el barrio Santa Inés, se dio cuenta que no hacia parte de los estándares masculinos porque a temprana edad, a diferencia de sus amigos, él sentía gusto por los niños de su mismo género.

Andrés, llegó vestido muy diferente a lo que cualquier persona se imaginaría cuando le dicen que se va a ver con un joven trans, pero solo bastó una frase para lograr entender el porqué de la situación.  Con jeans azules, tenis negros y camiseta de colores, dejó claro que Andrés es Andrés y Alejandra es Alejandra.

Cuando Andrés González da sus primeras pinceladas de maquillaje en su rostro, Alejandra va apareciendo en su infinito mundo de lentejuelas

“Es que todo el mundo cree que yo vivo vestido de mujer y eso no es así, vestir a Alejandra no es nada fácil”, indicó Andrés, ante la sorpresa de verlo vestido como hombre. Explicó que “Alejandra es una chica popular que sale de vez en cuando, Alejandra siempre estrena”, al mismo tiempo que señaló que, “si fuera por ella, saldría todos los fines de semana”, pero la burbuja social en la que vive la joven 'rica', como la llama él, no se lo permite, pues el que la mantiene económicamente es Andrés, y este, está muy apartado del mundo de fantasía en el que deambula Alejandra.

El joven de cabello corto, mirada profunda, cejas delineadas, y diseño de sonrisa, deja ver, aunque lo niegue, instantes de la mujer que encarna los fines de semana en los shows transformistas de la ciudad de Neiva.

Al preguntarle sobre los shows transformistas, Andrés González deja por instantes de ser Andrés, cierra los ojos, y comienza a recordar noche tras noche indicándonos con sus manos, las largas cabelleras y el alto de los tacones que lo acompañan, o mejor, la acompañan.

“Es que yo me doy mi lugar, a mi la gente no me molesta por las calles, la gente me da el sitio que yo me merezco, porque no soy vulgar, no me meto con nadie”, dijo Andrés, al preguntarle por el trato que recibe de los ciudadanos en las calles de la capital opita, “acá nos falta mucho por entender las identidades, y esa también es mi labor, hacer trabajo social con las personas para que entiendan que esto no es una burla, esto es una obra de arte”, indicó un poco más tranquilo Andrés.

Andrés González trabaja como estilista para poder darle vida a la ostentosa Alejandra.

Alejandra nunca está triste

“Hace dos semanas me estrene dos vestidos que me costaron 2 millones de pesos”, inició respondiendo a la pregunta de, ¿cuánto dinero había gastado en los 9 años de practicar esta actividad?, y así fue dando indicios de la millonada que ha dedicado a su “obra de arte”, y a la que muchas veces le queda imposible sostener, aunque recalcó, que Andrés es muy amplio con Alejandra, al punto de haberle comprado 63 pelucas en estos 9 años de transformismo, “yo empeño o vendo lo que sea cuando Alejandra va a salir”, indicó emocionado Andrés.

“Cuando me maquillo, me visto y sale Alejandra, todos los problemas se van”, dijo Andrés luego de interrogarle sobre el estado emocional de Alejandra, y nuevamente inició a indicar con sus manos, como adentrándose en un mundo fantasioso de su imaginación, la estrella que representa Alejandra Muñoz Arenas en el escenario, pues no es solo emperifollarse, sino con fonomímicas, representar la época dorada que protagonizaron, Rocío Durcal, Isabel Pantoja, entre otras representantes de este género musical.

Los apellidos no son casualidad, como pensaría la mayoría de personas que no tiene conocimiento acerca de estos temas, el Muñoz, viene de Wilmer Muñoz, un estilista con reconocimiento nacional, y el Arenas, de Ivanoska Arenas, una reina trans con gran trayectoria.

Cuando Alejandra sale a la calle, no hay preocupación que empañe sus pelucas de 600 mil pesos

Al finalizar, Andrés González se va, y con él, los innumerables episodios noctámbulos que ocurren tras bambalinas en una noche de Alejandra Muñoz Arenas, a la que debido a su trayectoria, hasta fotografías le piden.