lunes, 20 de agosto de 2018
Enfoque/ Creado el: 2017-11-06 08:03

Sigue el ̒ rifirrafe ̓ por la capilla de San José en El Agrado

Tras el hundimiento del antiguo templo en aguas del Quimbo, la Diócesis no permite que los sacerdotes oficien eucaristías en la nueva iglesia.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | noviembre 06 de 2017

Guillermo León Sambony
Diario del Huila, Garzón

A dos años largos del hundimiento de la tradicional capilla de San José, que por más de dos siglos funcionó en la vereda San José de Belén en el municipio de El Agrado, la nueva capilla construida en la vereda la Galda, para reemplazar la desaparecida no entra en funcionamiento.

Es un rechazo por violación de Emgesa

Según la alcaldesa del Agrado, Waldina Losada Vega, no se ha dado funcionamiento a la nueva capilla por órdenes del obispo, como rechazó a Emgesa, por la violación que hizo con la licencia ambiental en la construcción del proyecto hidroeléctrico El Quimbo.

«El obispo no permite oficiar eucaristías a los sacerdotes de la Diócesis, en la nueva capilla, como rechazó a la violación que Emgesa,  hizo de la licencia ambiental de la construcción del Quimbo, donde se ordenaba que el  traslado del templo debía ser total, no solamente de la ornamentación religiosa», aseveró la mandataria del Agrado a esta Casa Editorial.

Del mismo modo la Alcaldesa agregó: «Además en la nueva iglesia no se ha cumplido con la ceremonia canónica de la entronización o bendición de la capilla para convertirla en centro de culto», concluyó.

La capilla de San José

Esta iglesia data a finales del siglo XIX, donde tras su fundación fue convertida en sede  de misioneros católicos que por años se dedicaron a la evangelización   católica de  las comunidades indígenas que habitaban la región.

Por su estructura física y diseño arquitectónico tipo colonial, la desaparecida capilla de San José, fue declarada como patrimonio histórico y cultural del departamento del Huila, mediante ordenanza de la Asamblea  del  Huila,  en el año 1992.

Razón por la cual Losada Vega agregó que este argumento histórico no se tuvo en cuenta por la multinacional, ni las autoridades para la prohibición de la construcción del proyecto hidroeléctrico.

«Este argumento histórico que no tuvo en cuenta la multinacional Emgesa, ni el Tribunal Administrativo del Huila, cuando a la fuerza en el año 2015, ordenaron el traslado de los enseres y no del templo en su conjunto como lo ordenaba la licencia ambiental», señaló la alcaldesa agraduna.

Duro ejemplo

El exsacerdote Agustín Rojas, indicó a este medio de comunicación el ejemplo de la construcción de la mega hidroeléctrica China, donde los constructores conservaron los iconos religiosos situación totalmente contraria en el Quimbo.

«Durante el proceso de construcción de la mega hidroeléctrica China de las Tres Gargantas, los constructores conservaron los iconos religiosos y arquitectónicos, herencia histórica del pueblo chino ubicados en la zona del embalse, siendo trasladados a otros sitios para su conservación, situación totalmente contraria en el Quimbo, donde la tradición y la cultura religiosa no importó para nada tanto a los constructores como a las autoridades judiciales y medioambientales», señaló el exsacerdote Agustín Rojas.

Comentarios