jueves, 15 de noviembre de 2018
Deportes/ Creado el: 2018-01-21 07:17 - Última actualización: 2018-01-21 07:18

Traslado del Atlético Huila pronostica crisis económica regional

El traslado de sede del club, afecta considerablemente la economía de la región. El conjunto opita jugará en territorio tolimense.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 21 de 2018

Pamela Ch Perdomo
Diario del Huila

El estadio Manuel Murillo Toro es la nueva sede alternativa que ya fue oficializada por los directivos del equipo en conjunto con Deportes Tolima y sus dirigentes. La sede fue elegida por mayor economía para el club y los seguidores según el gerente Carlos Barrero. Cada equipo del FPC debe disputar 10 partidos de local y 10 de visitante, pero «en este caso si jugamos en Ibagué podríamos jugar 19 de visitante lo que genera desgaste para el equipo y en el desempeño individual de cada jugador», agregó.

El departamento cuenta con el Atlético Huila como un patrimonio que ha generado una herencia futbolística en los oriundos de la región. Uno de los aspectos que gira entorno a la nueva decisión de la Dimayor afecta directamente el bolsillo de los aficionados, los vendedores formales e informales, hotelería y además «al club  le significa aproximadamente  unos $400 millones el semestre en razón de que debe asumir el 100% de los gastos de desplazamiento, impuestos, arrendamientos del estadio y logística».

Gastos del club deportivo

Cambiar de sede traerá muchos cambios, sobre todo económicos respecto a lo que le corresponde al club. Los $400 millones que se gastarán este semestre incluye el transporte de los jugadores y cuerpo técnico del plantel, el arrendamiento del estadio de Ibagué que es más grande que el “Plazas Alcid”, y por consecuencia la logística debida para los compromisos a disputar en el máximo torneo de fútbol nacional. Es decir se estarían perdiendo alrededor de $16 millones por cada partido que se juegue en el “Murillo Toro”. Cabe recordar que el año pasado la perdida dio un total de $2.053 millones.

La afición ‘opita’

El desplazamiento hasta la ciudad de Ibagué genera incremento en el presupuesto de cada fiel seguidor del Atlético Huila, porque cuando hay un partido en casa el costo es accesible para quien alentaba desde la tribuna al onceno local, mientras que viajar cuatro horas hasta la capital tolimense y aparte de eso cancelar taquilla, más el hospedaje, la alimentación y demás es un gasto que vale la pena considerar.

«Afortunadamente yo tengo la posibilidad de pagar los tours que hace la barra y eso están alrededor de unos $40.000 por persona con boleta incluida, pero realmente viajar hacia la ciudad de Ibagué es complicado iniciando porque Deportes Tolima es el equipo rival regional, y es a quien más queremos ganarle pues por el clásico por lo que entonces ya eso trae riesgo para los integrantes de Alta Tensión Sur porque atacan los buses a piedra y demás actos de violencia», indicó James Castrillón hincha del Atlético Huila.

Situación de los microempresarios

Los hoteles, los restaurantes, vendedores de camisetas deportivas, de agua o cerveza que trabajan a los alrededores del estadio “Guillermo Plazas Alcid”, se les avecina sin duda una época de ventas bajas, pues la presencia del plantel en la sede natural llamaba seguidores.

«Cuando hay partido del Huila acá en el estadio, se venden aproximadamente 10 camisetas que tienen un costo actual de $25.000», comenta Jhoan Castro, vendedor de camisetas deportivas quien asegura que la venta disminuiría de $250.000 a $300.000 por cada partido que no se juegue en Neiva. «Cuando vienen equipos como Atlético Nacional o América de Cali la venta se dispara porque se venden de 25 a 30 ejemplares del visitante», agregó el joven comerciante.

«Las ventas están muy duras y la ida del Atlético Huila para Ibagué es muy preocupante ya que en un partido uno se gana entre $80.000 o $100.000 porque en esta zona se vende agua, gaseosa y mecato, productos que consumen mucho las familias y la gente que viene a ver al equipo», manifestó Sonia Arias, dueña de una caseta aledaña al complejo deportivo.

«Nos afecta un 80% porque es un generante económico y turístico, además de igual manera pienso que da muy mal aspecto que el Huila juegue en Ibagué porque no habría presencia de uno de los patrimonios de la región que tal vez es más influyente que hasta los mismos políticos y el gobernador», comentó Libardo Quintero, administrador de Hotel “La Villa” ubicado en el barrio La Libertad cerca al estadio.

Comentarios