lunes, 18 de noviembre de 2019
Neiva/ Creado el: 2019-07-29 12:30

Un religioso huilense con la comunidad necesitada en Bogotá

Cabe resaltar que actualmente y por circunstancias de la vida el padre Poveda trabaja de la mano con Monseñor Libardo Ramírez Gómez, obispo emérito de Garzón Huila

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 29 de 2019

Desde el Pital Huila, llegó el padre Rodrigo Poveda a Bogotá y se quedó en el corazón de los feligreses, y siempre ha estado con las comunidades más necesitadas de la ciudad.

Recuerda el religioso huilense que a la fría Bogotá llegó en 1996, y en ese momento estaba de docente en valparaiso Caquetá, “conocí a un sacerdote que hace poco murió, el padre Candido López Valencia, y me trajo a la capital, y yo ya había estudiado en el seminario mayor de Garzón Huila”.

Y señaló que fue compañero de Juan Ramón Núñez, el sacerdote que la guerrilla asesinó en la Argentina Huila. “Yo llegue hace 24 años a Bogotá, y lo primero que hizo la arquidiócesis fue enviarme a una experiencia pastoral  a Ciudad Bolívar”.

Dijo el padre proveniente del departamento del Huila, que después de esa  experiencia entro al seminario en Bogotá para conocer sobre temas de Teología y ya en el año 1998 un 24 de julio el cardenal Pedro Rubiano Sáenz lo ordeno sacerdote.

Manifestó, “mi experiencia en Ciudad Bolívar fue muy bonita en aquella época existían las pandillas, y estaba el tema urbano, y yo venía de lo rural, tuve que ir adaptándome y aprendiendo”.

Anotó que tuvo que vivir la guerra de pandillas, pero ya lo conocían, “ellos respetaban la figura del religioso”.

Y recordó que la ventaja con Ciudad Bolívar es que los ojos de Bogotá estaban puesta sobre esta zona y por eso había muchas obras sociales, “la parroquia tenía un comedor, un consultorio psicológico, y además nexos entidades con el distrito para resocializar a los jóvenes”.

Anotó que en esa época le correspondió recibir armas con el desarme de los jóvenes, “en ese tiempo recibí granadas americanas, y granadas de fabricación Israelí, recibí estopines que podían volar todo un pueblo”.

Nuestra señora del Rocío

Con orgullo cuenta que está en Europa, pero en el barrio Europa en Bogotá con una feligresía de adultos mayores y el mayor porcentaje lo constituye ellos”.

En la Iglesia lo llamamos la pastoral del enfermo que consiste en acompañarlo y llevarle la comunión y estar pendientes de ellos incluyendo la familia.

Cabe resaltar que actualmente y por circunstancias de la vida el padre Poveda trabaja de la mano con Monseñor Libardo Ramírez Gómez, obispo emérito de Garzón Huila