jueves, 29 de octubre de 2020
Regional/ Creado el: 2020-10-17 11:17

Una apuesta sostenible e inclusiva para la movilidad (I)

En un reciente foro organizado por una multinacional del sector de comunicaciones, se presentaron algunos planteamientos sobre la movilidad en estos tiempos de crisis.

La pandemia le abrió nuevos espacios a la bicicleta. No solo se habilitaron nuevos kilómetros de ciclo vías temporales, sino que varios de ellos se van a quedar permanentes en las ciudades. En Bogotá se tienen los diseños de un ciclo alameda en la Crr 24 entre calles 27 S y Av. Boyacá.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 17 de 2020

Por Rafael Hernando Yepes Blanco
 [email protected]

La pandemia nos deja problemas, pero también enseñanzas que debemos aplicar para mejorar y no repetir los errores del pasado, por ello la acumulación de experiencias y nuevas oportunidades de aprendizaje serán siempre necesarias. En un reciente foro organizado por una multinacional del sector de comunicaciones, se presentaron algunos planteamientos sobre la movilidad en estos tiempos de crisis. Uno de ellos, analiza los requerimientos de una ciudad ecológica. Se basa en la concentración y densificación para evitar la expansión e invasión de áreas de valor ambiental, lo que facilita, la implementación y funcionamiento de los sistemas de trasporte colectivo. Sin embargo, va en contra de lo que puede ser una ciudad sana o saludable como se viene hablando en la nueva agenda urbana de las ciudades. La población requiere un sector transporte que asegure el distanciamiento para evitar los contagios. Lo cual será bien difícil de cumplir en ciudades como las nuestras por los costos de operación y las condiciones de la oferta del sector trasportador. Adicionalmente se le debe garantizar a los usuarios la desinfección permanente de los vehículos para evitar el crecimiento de los contagios. Ante este panorama, se requiere un mayor análisis para formular soluciones viables y saludables, coherentes y aterrizadas con nuestra realidad.

En ciudades como París se viene adelantando un programa para hacer que los recorridos urbanos no superen los 15 minutos, parece difícil, pero es posible con el urbanismo, defendiendo la movilidad peatonal o en bicicleta para llegar a los sitios de trabajo o de compra, pensando en atender necesidades básicas de salud, educación etc. De esta manera se evita la utilización de medios de trasporte que ponen en riesgo la población. Sin embargo, preocupa los informes de ONU hábitat en sectores vulnerables, la población realiza recorridos superiores a 4 horas promedio en el día para llegar a los sitios de trabajo o de educación.

El Hovenring bridge, en Holanda es una infraestructura   novedosa para los usuarios de la bici.  Se trata de un enorme puente de acero en forma de platillo volador sobre una intersección vial. Funciona como entrada a las ciudades de Eindhoven y Veldhoven.

Afortunadamente nuestro caso es diferente. Neiva es reconocida en los estudios de huella urbana realizados por Findeter en el 2018 como una ciudad compacta mas no densa, los recorridos no superan los 5 km en promedio, por ello la importancia de no aumentar el área definida como perímetro urbano en el acuerdo 026 del 2009 que adopto el POT y las áreas que fueron incluidas con la llamada ley lleras en el 2014.

Finalmente, las propuestas nos llevan a concluir como lo manifiestan los ponentes del foro. La densidad permite hacer sostenible la forma de habitar, facilitando el acceso de la población a los servicios básicos, si tenemos en cuenta que las redes se pueden distribuir con menor dificultad, reduciendo costos, igualmente en movilidad y seguridad. Una ciudad dispersa representa en las ciudades mayores problemas y hace difícil la sostenibilidad. En el mundo de hoy la población urbana será más numerosa por lo tanto es impensable evitar la dispersión.

Así pensemos que el vehículo privado entrara en apogeo por los riesgos del trasporte público con la pandemia. Se hace indispensable apoyar el uso masivo de la bicicleta por ser un medio económico, saludable, sostenible e inclusivo, permite desplazamientos de la población sin diferencia de estrato o condición. Las grandes ciudades vienen realizando grandes inversiones en defensa de su uso. Entre ellos el gobierno francés que destino 20 millones de euros para fomentar el uso en París, Lyomn, Lille y Montpellier. En Bruselas existe un proyecto que busca darle prioridad a los ciclistas y peatones en el desconfinamiento, otras ciudades le apuntan al urbanismo táctico como estrategia de orientación y protección de la población. Nosotros en cambio así estemos señalando nuevas rutas con carriles preferenciales para la bici, en vías como la 8, la carrera 16 y trasversal 15, lo que me parece muy bien, es importante el manteniendo y revisión de la carpeta asfáltica, porque en algunos tramos se observa muy deteriorada. Las autoridades deben trabajar muy fuerte para evitar el parqueo de vehículos en los carriles, así se observa en la 8 con 16, 30,32 y 34, frente a los establecimientos comerciales.

La bici del futuro proporcionara más seguridad y comodidad en los usuarios, modelos aerodinámicos y eléctricos con baterías más ligeras, avances en conectividad y búsqueda de autonomía. Alianzas con marcas de automóviles y empresas de telecomunicaciones para mejorar la seguridad en la circulación.

Creería que vale la pena en estos tiempos del pico de la pandemia, ampliar la sección trasversal para proporcionarle mayor seguridad al usuario de la bici, como lo están haciendo muchas ciudades. La calle 8 desde la 52 hasta el Reservorio debería tener un horario especial de prohibición de circulación de chivas y colectivos de 5 a 7: 30 de la mañana para facilitar el ejercicio del deporte de la población que acude masivamente en estos horarios. Se hace evidente la falta de control de las autoridades ambientales con los volqueteros que continuamente dejan residuos en la vía.  En Bogotá se anunció la dedicación de 80 km de carriles para bicicletas, mientras que Ciudad de México está adecuando 66 km en importantes avenidas de la ciudad. Lo importante, es hacer que la mayor parte de la infraestructura se mantenga en el largo plazo.

La bicicleta en la pandemia

Las estadísticas demuestran los beneficios en las ventas de los almacenes de bicicletas. En Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, las tiendas reportaron un aumento en ventas de un 700%, comparado con el año anterior. El sistema de bicicletas públicas de parís en el mes de mayo, reporto más de 400.000 viajes, casi 120.000 en un día. En Londres los viajes en bici eléctricas se duplicaron en tres semanas. Nueva York reporto un incremento del 70% respecto al 2019. En América Latina las cifras mostraron un aumento considerable en el uso. En Neiva, la administración municipal no parece interesarle el tema; se retiraron los bici parqueaderos para el uso de la población sin costo y el programa de bicicletas públicas se terminó por motivos desconocidos.

La semana entrante continuaremos desarrollando este importante tema, analizando la bicicleta de cara al futuro, los requerimientos para la circulación segura de los usuarios en las ciudades.