domingo, 19 de enero de 2020
Contexto/ Creado el: 2019-12-04 05:50

Una Colombia unida en la diversidad: el sueño de Carlos Vives

El famoso cantautor colombiano visitó la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para recibir un reconocimiento por el trabajo en su ciudad natal, donde promueve el desarrollo sostenible a partir de las raíces culturales con proyectos que benefician a personas de escasos recursos y promueven el respeto a la diversidad y el cuidado de la naturaleza.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | diciembre 04 de 2019

“Santa Marta, una ciudad como cualquier otra ciudad mediana de Latinoamérica, es la mayor depresión costera del mundo y está en el Caribe. La Sierra Nevada de Santa Marta, es como nuestro Tíbet. Conserva una gran diversidad de fauna y flora, pero también las culturas ancestrales colombianas”.

Carlos vives describe con pasión la ciudad donde nació en el norte de Colombia, el Distrito Turístico, Cultural e Histórico de Santa Marta, ubicado en el departamento de Magdalena. El primer asentamiento español en el país y su ciudad más antigua.

“Es también el orgullo de todos los pueblos indígenas Tayronas. Son los que llamamos los hermanos mayores, aquella conciencia de entender el territorio y de saber convivir en él. Ellos son los padres, digámoslo guías de ese movimiento, de esa filosofía que queremos que como colombianos la conozcamos más, las queramos, apreciemos más todo eso. Esa es la región donde trabajo”, asegura el reconocido cantante, compositor y actor colombiano a Noticias ONU.

Vives y su esposa, Claudia Elena Vásquez, ingeniera química, modelo y empresaria colombiana, construyeron juntos la iniciativa Tras la Perla, que tiene como objetivo fomentar el desarrollo sostenible de Santa Marta y su región de influencia. Una iniciativa que fue reconocida en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York durante la cumbre de la Alianza de Impacto Latino 2019.

“Es el territorio donde nació la cumbia y yo canto vallenatos, que son hijos de la cumbia, y canto la cumbia y todos esos géneros del río y de la cultura anfibia”, explica el cantante, añadiendo que “entender a través de la música de muchas generaciones de artistas y de juglares, entender el país desde allí” le motivó mucho a sentirse comprometido con su tierra y trabajar con su música.

Una iniciativa de “filantropía transformadora”

Carlos Vives asegura que, a través de ese compromiso, del cariño de la gente y de lo que “llaman fama”, busca servir a su comunidad, beneficiar a la gente y especialmente a los menos favorecidos.

“Entonces llegamos con nuestra iniciativa y le llamamos La Perla, porque en la historia fuimos los mayores productores de perlas y así nos bautizaron la Perla de América. Lo hacemos desde tres frentes, desde la región, desde la ciudad y del barrio. Vemos cómo como sociedad, como fundación, como iniciativa, podemos ser parte de las soluciones a los problemas básicos de la ciudad como la falta de saneamiento básico, los problemas de infraestructura, la salud, la educación; cómo poder llevar desarrollo a las comunidades más necesitadas para que se haga realidad esa mejor calidad de vida para muchos de ellos”, explica.

Pero Tras la Perla no busca lograr esto a través del mero asistencialismo, sino involucrando a las comunidades y generando alianzas entre proyectos públicos y privados para lograr un desarrollo sostenible.

“Cambiar el asistencialismo típico de los más pudientes hacia los más necesitados. Cambiar un poco eso y hablar de cosas más contemporáneas y que han sido ejemplo en otras partes del mundo, como la filantropía transformadora. Cómo desde la riqueza, cómo desde lo privado, podemos impactar de manera permanente, de manera sostenible a las comunidades”.

Pescaíto, el corazón de Tras la Perla

Pescaíto es un barrio de la comuna 3 de Santa Marta, uno de los más antiguos de esa zona de la ciudad y un lugar emblemático al ser la cuna de estrellas del futbol colombiano como Carlos “el Pibe” Valderrama. Limita con el puerto y el centro de la ciudad.

Esa zona, donde viven comunidades de medianos y bajos recursos, es ahora mismo el centro de la iniciativa de Carlos Vives, que busca convertirlo en un modelo de transformación urbana a partir de sus propias raíces históricas y culturales.

“Pescaíto es un barrio muy popular, pero no solamente muy popular, sino muy famoso en toda la nación, porque allí es un poquito el origen, la cuna del fútbol y sabemos que esto atrae mucho. Muchos de los líderes de los grandes futbolistas de nuestra historia nacieron en ese barrio o se criaron en ese barrio, o tuvieron que ir siempre a ese barrio como el epicentro deportivo. Entonces digo que es como un anzuelo”, asegura.

Entre los proyectos que la iniciativa ha implementado se encuentra una alianza que proporciona atención de salud a niños en la primera infancia; un proceso de formación y fortalecimiento de los gobiernos comunitarios locales para que lideren los procesos de desarrollo y el ejercicio de los derechos del barrio; un proyecto educativo para dotar de contenidos pedagógicos a las escuelas públicas de la zona; así como un programa de fútbol para el desarrollo.

“Por supuesto, Pescaíto tiene la problemática de muchos de nuestros barrios en Latinoamérica. Pero tiene también un imán, un carisma muy especial que yo creo que puede ser ejemplo. Lo que planteamos, el trabajo que hacemos allí se puede replicar en otros barrios”, expresa Vives.