jueves, 15 de noviembre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-11-08 08:15

Viacrusis de la vía a Santa María

Escrito por: Redacción Diario del Huila | noviembre 08 de 2018

 Los habitantes de los municipios de Palermo y Santamaría, están viviendo un viacrucis por el deterioro de la vía que los intercomunica. Atravesar por la vía se ha convertido en una osada y tortuosa decisión por parte de los conductores, por la alta fragilidad que presenta en algunos tramos de ésta. Cuando se presentan lluvias, se presentan remociones en masa y en algunos casos la banca de vía ha ido perdiendo espacio, generando una estrechez en la carretera en los sectores más inestables geológicamente. Este es un paso obligado inclusive para quienes transitan también para los Centros poblados que se encuentran ubicados en la zona rural de Neiva y que atraviesan las zonas donde se encuentran ubicados las minas de mármol. Recordemos que este territorio se ha considerado una despensa agrícola para el departamento y el país., por el gran potencial agropecuario que posee.

Esta ruta es competencia de la Gobernación. El gobernador Carlos Julio González Villa se ha comprometido en la búsqueda de recursos en el corto plazo, para brindarles una solución integral a esta problemática que se está presentando con las familias de este importante sector del Huila desde hace varios años. Desde otrora, se ha tenido abandonada, pero ahora se nota más el daño, por el permanente tráfico de maquinaria doble troque de los marmoleros que transportan este producto desde las minas localizadas en Santa María, hasta la ciudad de Neiva. Desde unas semanas, la situación se agravó más, porque un puente ubicado en el kilómetro cinco entre Palermo y Guácimos, colapsara colocando en riesgo la vida de los transeúntes y de los vehículos que circulan este importante cordón vial, afectando la movilidad de esta comunidad del nororiente del departamento.

La antigüedad del puente, sumado al tránsito de volquetas y camiones de carga, especialmente vehículos utilizados en la extracción de mármol, han acelerado el daño a la estructura, afectado la movilidad hacia y desde Palermo, Santa María, zona rural de Neiva y municipios ubicados en el sur del vecino departamento del Tolima. No queremos generar un pánico generalizado por estos comentarios. Pero cuando uno transita por ésta, se siente temor, porque dicha zona presenta una alta fragilidad geológica y por la inestabilidad que presenta el terreno por donde se circula, sobre todo cuando ocurren intensas lluvias. Esta vía es estratégica para la dinámica productiva del territorio, por el alto flujo vehicular que transita diariamente.