martes, 11 de agosto de 2020
Regional/ Creado el: 2020-06-25 10:31 - Última actualización: 2020-06-25 10:37

Y el Huila entero celebró el día de San Juan

A pesar de la pandemia que afecta a todo el planeta, en varios municipios del Huila los grupos culturales lucieron sus mejores galas para mantener viva la tradición opita en el día de San Juan.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 25 de 2020

No hubo municipio del Huila que ayer teniendo en cuenta los protocolos de bioseguridad, celebrará el día de San Juan; una festividad propia del San Pedro que este año se celebra de manera atípica debido a la pandemia mundial causada por el coronavirus.

En los diferentes municipios del Huila, los grupos culturales sacaron sus mejores galas para unirse a la fiesta cultural convocada en pro de mantener viva la tradición opita en estas fechas especiales.

Comparsas, grupo de rajaleñas, exhibición de danza folclórica, desfile de chivas e interpretación de SanJuanero huilense fueron algunas de las expresiones que se vivieron en los municipios del Huila en donde niños, jóvenes y adultos mayores participaron.


Con un desfile de chivas, se celebró el San Juan.

Celebración con arraigo

La fiesta del San Juan en el suelo opita, es sin lugar a dudas como la de San Pedro una verdadera esencia tradicional, una costumbre, un mito y casi que un festejo de religiosidad por lo arraigadas en el corazón de los huilenses.

En esta fiesta de San Juan, el 24 de junio, en toda la comarca opita se le da rienda suelta a los bailes, cabalgatas,  aguardiente y folclor; este año por la pandemia todo ello quedó restringido pero no así el arraigo cultural de quienes viven y gozan en esta época de festividad.

La leyenda del día de San Juan teje bonitas versiones y dentro de la mitología huilense guarda preciosos pasajes que recuerdan fantasmas fiesteros o borrachitos endiablados.

El origen de la fiesta de San Juan tiene diferentes expresiones y algunos tratadistas del folclor terrígena, presentan facetas muy pintorescas de la fiesta opita.

Aquí alguna reseña sobre la celebración:

 “Desde tiempos remotos los opitas celebraban con gran alborozo las fiestas de San  Juan el 24 de junio, celebración ancestral  tradicional de puro sabor comarcano y campesino”.  No obstante en los últimos años ha cobrado realce nacional e internacional, a través de las festividades del bambuco en Neiva su capital, e Ibagué Tolima grande, en las fiestas del folclor.

 “Las fiestas  de San Juan que celebran los opitas en junio, tienen su origen en España y son de remotos siglos. Algunos folcloristas españoles consideran  que esta fiesta es milenaria y de especial origen mítico.

Los diferentes grupos folclóricos deleitaron a los asistentes de la Capital Diocesana del Huila con sus bellas interpretaciones.

En un principio coincidente con el solsticio de primavera de adoración al sol, herencia romana y celtíbera. Los españoles convirtieron esta celebración del día del solsticio en una  fiesta religiosa en honor  del nacimiento del precursor de la buena nueva, san juan bautista, el mensajero eterno.

Desde muy antiguo estas fiestas del San Juan Bautista se celebraron de noche y es sin duda la fiesta que más elementos y variaciones de forma presenta. Son las principales: El fuego y el agua.

El primero simboliza el sol abrazador que cae sobre los campaos y el segundo el agua, que refresca para el nuevo brote. En nuestra religión católica tiene el baño ritual que los campesinos opitas realizan tradicionalmente  en las aguas del rio magdalena o en alguno de sus afluentes”.



Un desfile por las calles fue el preámbulo de la celebración del San Juan.

La fiesta del San Juan en el Huila se celebra especialmente durante los días 23  víspera y 24 de junio día principal. En las vísperas las tamboras anuncian la fiesta de San Juan Bautista, una celebración de puro sabor campesino en la cual es de tradición  que los pueblanos o habitantes de la ciudad emigren a las veredas para pasarla bien.

La víspera del San Juan, es la gran fiesta de entrada a la apoteosis del San Pedro, máxima expresión folclórica, mitológica y festiva de nuestra tradicional celebración hoy enmarcado por el Festival folclórico y Reinado Nacional del Bambuco  y Muestra Internacional del Folclor.



La plaza principal fue epicentro de la celebración de San Juan.

Allí hace su presencia la tradición de la “matada del marrano”, un rito más  qué pagano, de afecto y unidad familiar, pues alrededor de esta tradición toda la familia y los buenos vecinos se reúnen para preparar lo que habrá de ser la comida de desde el 24 al 30 de junio, el famosos asado huilense, comida tan especial como única en el concierto nacional.

En la matada del marrano, no falta aún hoy, la mistela, el aguardiente y hoy más la cerveza, acompañados de música de tiples y guitarras, chucho, tambora y zambomba, la  carrasca y la puerca, donde además de música opita tradicional  afloran las picarescas rajaleñas,  expresión  de hechos y realidades de la región, como también de las costumbres y refranes de  las gentes.

Es así como, con todos estos elementos se celebra esta tradición, que ojalá, mantengamos por siempre viva en bien de nuestro folclor y de la unidad regional.