martes, 16 de julio de 2019
Enfoque/ Creado el: 2019-06-13 09:42 - Última actualización: 2019-06-13 09:43

Zika, chikunguña y dengue: casi 500.000 años de vida perdidos

A nivel departamental, solo el Valle del Cauca aporta el 24,2 % de años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) en el periodo 2013-2016. Junto a Huila, Tolima, Norte de Santander y Bolívar, representan el 50,5 % de los AVAD.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 13 de 2019

De los 491.629,2 años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) ocasionados por las tres arbovirosis en todo el país, el 26,6 % correspondió a dengue, el 71,2 % a chikunguña, y solo el 2,2 % a zika.

Esta cifra se refiere a la estimación de la carga que estas enfermedades han tenido en AVAD durante la epidemia que se presentó entre 2013 y 2016.

El indicador se puede traducir como la pérdida de productividad y ausentismo escolar ocasionadas por estas patologías, si se tiene en cuenta que los grupos de edad más afectados por zika, chikunguña y dengue fueron personas entre los 15 y 29 años y entre los 30 y 44 años, edades consideradas como productivas.

Impacto estimado

Este es uno de los resultados a los que llegó Andrés Felipe Mora Salamanca, magíster en Infecciones y Salud en el Trópico de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien se encargó de estimar el impacto que estas tres enfermedades, conocidas como arbovirus, han tenido sobre la población colombiana durante el periodo comprendido entre 2013 y 2016.

“Aunque existen diferentes tipos de indicadores que nos dicen cuál es el impacto de una enfermedad en la sociedad –como las tasas de mortalidad, la incidencia o la prevalencia–, la ventaja del estudio es que utilizamos los AVAD, que combinan toda la morbilidad y la mortalidad atribuible a una enfermedad en un solo indicador”, explica el investigador.

De esta manera se realizó un estudio ecológico de tipo exploratorio en el que se utilizaron las bases de datos de mortalidad del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) y las bases de datos de morbilidad del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (Sivigila).

A partir de esta información, las muertes y los casos por cada arbovirus se agruparon por categorías de edad y sexo, ajustándolas para controlar sesgos. Después se sometieron a un análisis de sensibilidad en tres escenarios: conservador, medio y extremo.

Chikunguña, el que más afectó

Entre los resultados obtenidos se hubiera esperado un mayor porcentaje de impacto para la enfermedad del zika, debido a su relación con casos de microcefalia y síndrome de Guillain-Barré.

A nivel regional, solo el Valle del Cauca aporta el 24,2 % de AVAD en el periodo 2013-2016. Junto a los departamentos de Tolima, Norte de Santander, Huila y Bolívar, representan el 50,5 % de los AVAD.

Según señala el investigador Mora, en dichos departamentos se deben dirigir intervenciones en salud pública para reducir significativamente la discapacidad que generan estas enfermedades en todo el país.

Por otra parte, el 68,2 % de la carga total de enfermedad de las arbovirosis correspondió a complicaciones crónicas. Este sentido resalta la importancia de realizar no solo la vigilancia epidemiológica de la fase aguda de la enfermedad y sus muertes, sino también seguir la progresión clínica de los afectados.

“En 2015, cuando más se generaron AVAD, la OMS también los calculó, y según los datos de este estudio para Colombia, las arbovirosis, tanto la fase aguda como la crónica, serían la séptima causa de discapacidad en el país”, asegura el magíster.

Mujeres, las más afectadas

Los AVAD de los hombres fueron inferiores a los de las mujeres, excepto en dengue, un resultado que puede obedecer a sesgos de los profesionales de la salud encaminados a reportar más los casos en mujeres debido a situaciones como la asociación del zika con el riesgo de microcefalia en los bebés en gestación.

Al comparar la carga del dengue, el zika y el chikunguña con la de otras enfermedades infecciosas como el VIH/SIDA y la tuberculosis en Colombia, en el periodo 2013-2016, las arbovirosis las superaron. Esto sugiere que durante la fase epidémica o introductoria, un arbovirus puede llegar a ser la principal causa de pérdida de AVAD por enfermedades infecciosas en el país.

Además el investigador advierte que el estudio subestima la carga de enfermedad de las arbovirosis, especialmente de chikunguña y zika. “Esto se debe a que en el caso del chikunguña, el virus se ha asociado con múltiples enfermedades reumatológicas, neurológicas, e incluso con alteraciones congénitas, mientras que en mi estudio solo se pudo incluir la artritis poschikunguña”, detalla el magíster.

Con respecto al zika, la microcefalia solo representa el 4 % de todas las alteraciones congénitas atribuidas a este virus, al igual que el síndrome Guillain-Barré, una de las muchas manifestaciones neurológicas asociadas con la enfermedad.